jueves, 2 de julio de 2009

X Y Z.

Este mar imantado que para mí siempre resta.
Golondrinas negras lloviendo en tu calle.
Luna de cemento y hormigón.
Espumarajos que él expulsa por su boca loca de miedo
y asume la caída de la soga por su neutral existencia.

Un corral lleno de ovejas negras
y cabritos del revés. Una monja violada por un puerco.

La espera de una guitarra sin cuerdas y una flauta sin viento.
Agita tu bandera blanca...

1 comentario:

Me llaman octubre... dijo...

Una monja violada por un puerco... curioso elemento el tiempo jajaja